Tagged: visor libros

Entre dues grans foscors

(…)
Explicadles que vivís entre dos grandes oscuridades, la primera
Con un final, la segunda sin final, que la mayor fortuna
Es haber nacido, que vivís en una penumbra
De horas y días, meses y años, y creéis
Que esto tiene sentido, a pesar del miedo ocasional
De que os deslizáis sin haber completado nada, nada
Que demuestre que habéis existido. Decid a los niños que entren,
Que continúa vuestra búsqueda de algo que perdisteis: un nombre,
Un álbum de familia que descendía de menudencia
En menudencia, algo de la oscuridad que podría haber sido vuestra,
No sabéis. Decidles que todos tratáis
De manteneros ocupados, aprendiendo a inclinaros y a oír
El descuidado respirar de la tierra y a sentir su servicial
Languidez adueñarse de vosotros, una onda tras otra, enviando
Pequeños estremecimientos de amor a través de vuestros breves
E irrefutables yos, a vuestros días y más allá.

(Mark Strand, l’únic i almost invisible Strand, amb una petita mutilació del poema The continous life, del llibre La vida continua, Visor Libros, 2012. Traducció de Dámaso López García. El poema original, en la llengua de Dickinson i Whitman, en un lloc com aquest)

Pintura: Gertrude Abercrombie, Moonlight path, 1941

*

Tortoise, que ja deuen haver sonat com uns deu mil cops en aquest blog (i a les seves dependències, on hi treballa incansablement un exèrcit de caçadors de versos, sovint amb poca fortuna), han accedit de forma amable, sense oposar cap mena de resistència, a tornar a fer de banda sonora per a una entrada que, com totes i com tot, viu entre dues grans foscors:

Anuncis

Present llunyà

Beotas

“Porque hemos cruzado el río y el viento sólo ofrece un remolino entumecido de frío y nos hemos adaptado mansamente, sin esperar ya nada más que lo que nos ha sido dado, sin preguntar cómo es que llegamos a este lugar, no nos importa que nada haya resultado cómo esperábamos. No hay manera de dispersar la niebla en la que vivimos, no hay manera de saber que hemos aguantado un día más. La silenciosa nieve del pensamiento se derrite antes de que pueda cuajar. Nadie tiene idea de dónde estamos. Las puertas a ninguna parte se multiplican y el presente queda tan lejos, tan profundamente lejos.”

(Mark Strand, l’admirat i permanentment recordat Strand, poema en prosa Hunde tu rostro en tus manos, del llibre Casi invisible, Visor Libros, 2012. Traducció de Julio Trujillo. El color, les cometes i la cursiva no són seves, com és d’esperar: són gosadia, un pèl irresponsable, del blog. El poema original, en l’idioma del Brexit, aquí)

Pintura: Pepa Beotas, de l’etapa Pals i edificis buits. Obra de surrealisme fi (quina gran adjectivació): “Aquesta pintura ens recorda a un cert surrealisme, a una certa relectura, mitjançant paisatges que semblen impossibles, de la realitat a través dels nostres filtres propis. Aquesta pintura representa un viatge profund cap a una subjectivitat radical i molt valenta, però sense tota la imatgeria estripada que acostumava a acompanyar els pintors surrealistes històrics. Aquí, Freud, gairebé no hi és, o es troba camuflat entre els arbustos” (Òscar Rocabert, a L’Actual)