Partició

A la meitat d’una vida (minut amunt, minut avall, sense computar l’atzar), joies com aquestes vénen a trobar-te:

“Sin embargo, nos llega a los oídos, intermitente, el ruido discreto, reservado, de las últimas hojas de la higuera; y el más amplio pero también más lejano de los altos plátanos de un parque; es el rumor del viento invisible, el ruido de lo invisible”

(Philippe Jaccottet, fragment de la prosa poètica Petirrojo, dins de Dos prosas, Editorial La Playa del Ojo, Tenerife, 2001. Traducció de Rafael-José Díaz)

Anuncis

One comment

  1. mz

    Día apenas más amarillo sobre la piedra y más extenso,
    ¿no me podrás restablecer?
    Sol al fin menos tímido, sol creciente,
    restáñame este corazón.

    Luz que te curvas para alzar la sombra
    y sacudir el frío de tus hombros,
    siempre he intentado comprenderte y obedecerte.

    Es ahora, en febrero, cuando te yergues
    muy lentamente como un luchador lanzado a tierra
    que va a vencer
    -levántame sobre tus hombros,
    lávame de nuevo los ojos, haz que al fin me despierte,
    arráncame ya de la tierra, que no la siga masticando
    antes de tiempo como el cobarde que soy.
    Ya sólo puedo hablar a través de estos fragmentos parecidos
    a piedras que hay que levantar con su parte de sombra
    y contra las que tropezamos,
    más dispersos que ellas.

    P. Jaccottet

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s